7 may. 2010

.

El tiempo fluye más rápido que hasta la propia caida del agua en una cascada. Sólo te hace falta parar el tiempo, mirar al cielo y decir 'Cojones, que todo ya pasó.' Aquello con lo que dijiste que seria eterno. Aquello con lo que soñabas decir 'nunca lo dejaré'. Y ahora te das cuenta que todo acabó. Todo quedó en un 'para siempre', solo que ahora es otra preposición la que va delante.
Me pegaría con el tiempo, pero no sé hacia donde dirijirme para hacerlo. Sólo por el hecho que la soledad es mi debilidad. Y no escuchar su te quiero, ni una llamada de teléfono, nisiquiera un mensaje, suele sentir mal. Sé que el tiempo, además, hace el olvido. De ese fuego, tan intenso, empezó a dismunuír de manera frágil y, además, despacio. Ahora está totalmente apagado. Pero quedaron las cenizas. Las barreré y quedará la marca. Tu pasado está enmarcado en un cuadro, es algo incluso tan importante como el mismísimo futuro, y el presente.
No pienso llenar mas el río con agua. Sonreír es dedicarle vida a todo lo gris. Floreces y comienzas a crecer. A sembrar. Solo una época de sequia me derrumbó, y ahora todo vuelve en sí.
Pero me gusta el hecho de saber que quise tanto a alguien como dar la vida por esa persona. Lástima que por su parte no sea así. Podia haber sido bonito. Pero todo lo bueno tiene un final, trágico o no.


Un tequiero, un 'hasta siempre.'

1 comentario:

  1. Me pegaría con el tiempo, pero no sé hacia donde dirijirme para hacerlo

    Me he enamorado de esta frase, lo juro

    ResponderEliminar