23 mar. 2010

¡Qué bonito es!

Qué bonito me resulta oír tu voz. Acaricia mi piel, como el viento juega con mi pelo. ¡Qué bonito pronuncias las palabras! Son como el sonido de pajarillos en su nido. ¡Qué bonita eres! No fijarme en tí es pecado. ¡Qué bonito son tus ojos! Me pierdo en tu mirada. ¡Qué bonito es quererte! ¡Y qué difícil es negarlo! ¡Qué complicado es olvidarte! Sólo me doy cabezazos contra la pared. Me duele...me duele incluso más que cuando te rascas la piel y te echan alchol. Me duele...me duele más que aguantar un día entero a dieciocho grados bajo cero. Me duele, me duele mucho. Y si me duele es por que te quiero. ¡Qué bonito es quererte! ¡Qué difícil es obligarme a mí misma a no quererte!. Un silencio y un millón de te quiero. Un olvido y un castigo. Quererte sin querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario