18 ene. 2010

Ella.


Ella es todo. Todo lo que soy es gracias a ella. Su forma de hacerme reír. Cada vez que recibo una llamada, me da un vuelco. Se me retuerce el alma. Se me agranda el corazón. Ya se me está quedando pequeño este sitio, te quiero más que todo el espacio y los límites de mí misma. No hay nada en absoluto que pueda detestar de ella. Me gusta cuando huye, porque yo le seguiré hasta el fin. Me gusta que me mire y me sonroje. Me encantan sus labios, sabor a fresa. Su tono de voz, dulce que acaricia de forma nítida y suave. Su forma de decirme 'te quiero'. Suspirar por ella. Es el aire, mi respiración. Mis ganas de vivir. Ella provoca el fuego. El reloj es uno de los peores castigos, los minutos pasan como vidas enteras que se consumen. El paraíso es ella. Sus ojos verdes, su forma de mirarme. Su pelo, rubio como el trigo y brillante como los rayos del sol... ¡Me encanta! Es perfecta. Sé que no voy a dejar de quererla. Sé que será para siempre. Mi corazón esta con candado, pero..¿Y la llave?

La tiene ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario